El primer EV fue construido por el francés Gustave Trouvé en 1881. Era un triciclo impulsado por un motor de CD de 0.1 HP alimentado por baterías de plomo-ácido. El vehículo y su conductor pesa aproximadamente 160 kg. Un vehículo similar a este fue construido en 1883 por dos profesores británicos.

Con velocidades de 15 km/hr y una autonomía de 16 km no eran interesantes para los clientes potenciales. La carrera de 1864 de París a Rouen cambió todo: el total de 1135 kms se recorrieron en 48 horas y 53 minutos a una velocidad media de 23.3 km/hr.

Los siguientes 20 años fueron una época en la que el vehículo eléctrico compitió con su contraparte de gasolina. Esto fue particularmente cierto en EE. UU., donde no habían muchos caminos pavimentados fuera de algunas ciudades. El número limitado de vehículos eléctricos no era un problema. Sin embargo, en Europa, el rápido aumento del número de caminos pavimentados utilizados para largas distancias, favoreció los vehículos a gasolina Los primeros EV comerciales fueron el Morris y el Electroboat de Salom. Estos vehículos fueron utilizados como taxis en New York por una empresa creada por sus inventores.

El avance técnico más importante de esa época fue la invención del frenado regenerativo por el francés M.A. Darracq en su 1897 coupé. Este método permite recuperar la energía cinética del vehículo durante el frenado y recarga de las baterías, lo que mejora enormemente el rango de manejo.

El último vehículo eléctrico de importancia comercial fue puesto a la venta alrededor del 1905. Durante casi 60 años, los únicos vehículos eléctricos que se han vendido han sido los carros comunes de golf y vehículos de reparto.

En 1966, General Motors (GM) construyó el Electrovan, que fue propulsado por motores de inducción que fueron alimentados por inversores construidos con tiristores. El EV más significativo de aquella época fue el Vehículo Lunar “Roving”, que los astronautas del Apolo utilizaron en la Luna. El vehículo en sí pesa 209 kg y podía llevar una carga útil de 490 kg. Su autonomía estuvo cerca de 65 km. Sin embargo, El diseño de este vehículo extraterrestre, tiene muy poco significado en Tierra.

La era moderna del EV culminó durante la década de 1980 y principios de 1990 con el lanzamiento de vehículos por empresas como GM con el EV1 y Peugeot Société Anonyme (PSA) con el eléctrico 106.

Se hizo evidente en la década de 1990 que los automóviles eléctricos no podrían competir con los automóviles de gasolina en el la autonomía y velocidad. La razón es que en las baterías donde se almacena la energía pesan mucho más que la gasolina para el mismo contenido de energía. En el contexto del desarrollo de vehículos eléctricos, es la tecnología de las baterías de las más débiles, bloqueando el paso de los vehículos eléctricos al mercado.