Problemas con la energía

Los vehículos eléctricos no necesariamente reducen la cantidad total de energía utilizada, pero acaban con la energía generada a bordo con motores de Combustión Interna de los vehículos y transfieren el problema a las centrales eléctricas, que pueden utilizar una gran variedad de combustibles y si hay emisiones pueden ser manejadas mejor y de manera más responsable.



Nuevas baterías

Las baterías comercialmente disponibles de níquel-cadmio o níquel-metal-hidruro pueden llevar, aproximadamente el doble de la energía de las de plomo, y las de sodio-cloruro de níquel de alta temperatura. Esta es una mejora importante, pero todavía no permite el diseño de vehículos de largo alcance. Actualmente, la batería recargable disponible con mayor energía específica es la batería de polímero de litio que tiene una energía específica de alrededor tres veces mayor que la de plomo-ácido.



Vehículos Solares

Cada vez hay más intentos de alimentar los vehículos a partir de células fotovoltaicas. Los vehículos han cruzado Australia durante el World Solar Challenge, con velocidades superiores a 85 km/h con el uso de energía obtenida en su totalidad a partir de la radiación solar. Aunque las células solares son caras y de poder limitado, pueden tener cierta influencia en el futuro. El precio de las células fotovoltaicas está descendiendo, mientras que la eficiencia es cada vez mayor.